Apis y sus nuevas habilidades

Apis habla con el viento

—¿Cuántos humanos me contarán cosas importantes?  —pregunta Apis al viento —¿Podré entenderlos a todos? Eso haría más fácil mi labor y podré saber en cuál de ellos confiar.

El viento se retuerce y se expande para divertirse al mover las ramas de los árboles. Su estiramiento obligó a las personas que caminan por Agnus abrazar sus abrigos. Luego de un par de repeticiones sin que afectara Apis ni a otros animales voladores, respondió:

—En un principio todos pudieran hablarte… pero muchos han olvidado esa comunicación. Lo que dices que es la costumbre del lobo, aún lo será también en algún lugar del planeta para algunos humanos. Recuerdo haber visto algo en algún lugar, en algún tiempo… —Volvió a resoplar y algunas personas dejaron de caminar para correr hacia los edificios cercanos, en busca de refugio.

—También ocurre que algunos otros seres que mantienen esa habilidad, las ocultan. —continuó el viento. —El por qué lo hacen no lo sé, a pesar de estar en todos los lugares, en todos los tiempos. Ni la muerte, ni la fortuna ni los elementos hemos podido hacerles entrar en razón… Sabemos que no son todos los que deciden el rumbo de sus pueblos… por eso no los hemos aniquilado aún, por el contrario elegimos a seres como tú para evitar la destrucción. Debes saber en quién confiar para salvar a tu pueblo. Debes saber que tu pueblo es la clave.

—¿Hay otras como yo? —pregunta Apis visiblemente emocionada.

Después de un breve silencio el viento continuó: —Vuelve con Anier, ella te puede ayudar en este tema mejor que yo, a estas alturas a mí me usan como instrumento… a veces para generar energía pero poco más…

El movimiento del viento continuó. Apis esperó divertida con las carreras de algunos humanos para evitarlo. Al ver que no obtendría más respuestas decidió emprender la marcha. Ya está segura de que será de gran ayuda su habilidad para comunicarse con animales, elementos, la muerte y otros entes, incluidos algunos humanos.

Apis recordó que la última vez que vio Anier no comprendió el significado de sus palabras: «Vamos a despedir a Onagnaz». Él ya se había despedido la noche anterior, cuando se fue con la muerte y… ¿Entonces…?

La curiosidad por saber de qué despedida se trata la hizo volar al sitio señalado por Anier. «Encontraré respuestas», piensa Apis mientras se desplaza con rapidez. «¿Cómo será comunicarme con un humano vivo?» El viento que sintió su angustia en la vibración del vuelo, con un suave soplo aligeró su trayecto…

Apis camino al cementerio

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s