Los compañeros de trabajo (siluetas azules) más asiduos a las habladurías en el área de las máquinas de café

Los vientos juegan. El expulsado

Despacio se dirigió a la colapsada parada del transporte público. Al ver la cantidad de gente a su alrededor, comprendió el pronóstico de las noticias… «No hubiera perdido tanto tiempo esta mañana. Haber salido antes.» Se lamentó en voz alta.

Volver a la parada del autobús

Resignado buscó un taxi con la mirada, no había disponibles, llamó para pedir uno. La locución automática respondió: “Todos nuestros operadores se encuentran ocupados en estos momentos. El tiempo de espera estimado para ser atendido es de 20 minutos…” De inmediato Saturnino Segundo colgó e intentó con Uber, la aplicación se quedó en bucle, no reconoce su contraseña. Decidió volver a la parada del autobús. Esperó hasta que pudo subirse a uno. Va de pie, cerca del conductor, apretujado por muchas otras personas que también están apuradas. Al llegar a su destino el sudor baja por la frente. La parada lo dejó a seis calles del trabajo, caminó lo más rápido que pudo…

Entérate de todo en 👉 Destino Monstruoso y vacío

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s