15-17c 18-19b. Expulsión. Vida detestable. El alegre rostro de la primavera. El expulsado

El alegre rostro de la primavera

Saturnino Segundo está en la cama de su habitación en el hostal. Consulta de barajas españolas, resaltan las espadas y caballos enfrentados
El alegre rostro de la primavera

Saturnino Segundo pasa todo el día con su malestar en la garganta, en una lucha por salir a gritos, pero contenida, ahogada. Siente que tiene que poner punto final a esta cadena de lamentables sucesos. Decide buscar otro trabajo, lejos de Anier y de ellos. Al hablar con Bram, se da cuenta de que sus padres tiene razón al decir: «Te empeñas en trabajar en lo menos productivo de la profesión». Comprende que aquello a lo que le ha dedicado tantos años, tiene pocas salidas. Además solo lo podría hacer en un par de lugares más, sin garantías de que la mala fama que puedan crear no lo alcance.

Buscó las barajas para ver cuál sería el futuro que le espera. A medida que las extiende, interpreta, lleno de angustias: «Pronto empezarán las críticas a mi trabajo, comenzará a cerrarse el círculo»

Después de la consulta y aunque Bram está dormido, no apaga el televisor. Lo deja en voz baja por si Bram despierta sepa que él regresará pronto. El ascensor continúa dañado, aún así se dirige al bar. Se instala en la barra, mientras come algo no puede evitar escuchar la conversación general que reina en el local. Es banal y apasionada. Afinó sus oídos entrenados en murmullos. Se centró en una pareja algo próxima en la barra que habla con el dueño del hostal: «Es un tipo raro, no te parece. No ha vuelto hablar con nadie»; «Tiene un animal y con él si habla, yo lo he escuchado algunas noches. ¿Será eso normal?» Supo que se refieren a Bram y a él, esto lo deprimió aún más.

Cansado comenzó a subir hasta el décimo piso. Mientras arrastra sus pies por las interminables escaleras piensa que lo mejor será buscar otros horizontes, aventuras nuevas, otra ciudad, otro país… tal vez repetir alguno de sus viajes.

🔊 «♪♫ Una vez me contó Un amigo común ♫♪ que la vio Donde habita el olvido ♪♫»

Saturnino Segundo conversa con Bram
Cierre del círculo.

Bram continúa dormido. Saturnino Segundo se dispone a buscar un nuevo hogar allá, donde sus dedos encuentre a ese amigo en la distancia física, pero cerca en ánimo y espíritu, dispuesto a dar esperanza para la aventura. Y quién sabe si hasta le de vida a un viejo proyecto que dejó aparcado en algún lugar de su aturdida memoria.

El leve sonido del móvil despertó a Bram. Entre café y lonjas de jamón cocido, Bram y Aaarnino disfrutan de la música, los mordisqueos y la charla de esa forma tan privada que tienen para comunicarse.

Saturnino Segundo mira a través de la ventana. «Sé que no lo soñé. Había una abeja» pensó. Pero la abeja ya no estaba ni en la ventana, ni en la maceta de manzanilla, ni en la maceta de menta. Con el castañar de sus dientes Bram le dijo que se había despedido antes de marcharse, o eso es lo que Saturnino Segundo interpretó.


Fin

Fue lo que elegiste para Saturnino Segundo ☘ y Bram🐾 Le deseamos suerte a ambos🍀

Después de todo La vida y la sobrevivencia es lo primero.

¡Gracias por llegar hasta aquí!

Esperamos hayas disfrutado con la historia tanto como nosotros hacerla y te animes a probar otras variantes de la misma. 

17



Recuerda Juego de Historia NO REQUIERE REGISTRO, por lo que para guardar la partida, sugerimos auto enviarse el enlace por email o cualquier sistema que uses para guardar los enlaces importantes y continuarla cuando quieras desde el punto en que la dejaste. Siempre está el índice 😉



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s